La búsqueda de verdad y justicia en casos de desaparición forzada no tiene límites. Conozcan a las mujeres buscadoras de memoria del grupo teatral El Tente y descubran cómo utilizan su arte para desafiar la impunidad en Colombia.

Un grupo de mujeres excepcionales, Nidia, Carmen, Paulina, Gladis, Alicia, Luz Marina, Maritza, integrantes del grupo teatral El Tente, demuestran valentía y resistencia en su lucha contra la desaparición forzada. Ellas son madres, esposas y familiares de víctimas de desaparición forzada en el departamento del Meta, y continúan enfrentando esta problemática con determinación y coraje.

Desde su creación en 2011, han utilizado el teatro como una herramienta para sanar sus propias heridas y sensibilizar a la sociedad sobre la desaparición forzada, uno de los crímenes más dolorosos del conflicto armado en Colombia.  

Las obras que narran la búsqueda

La obra “Anunciando la Ausencia“, estrenada en 2013, es el resultado de los testimonios de cada una de las integrantes del grupo. La palabra “buscar” atraviesa toda la obra, como un hilo conductor que representa la incansable búsqueda de justicia y verdad de estas mujeres. Las mujeres de El Tente han sufrido maltrato y torturas, pero han encontrado en el trabajo y en la búsqueda de sus seres queridos una fuente de fortaleza y determinación, rechazando quedarse en la tristeza y el victimismo.

“Nuestra lucha no se ha quedado en el dolor y las enfermedades, no buscamos lástima. A pesar del maltrato y las torturas, eso nos ha dado más fuerza para trabajar y salir adelante. Queremos ser fuertes, no simplemente las pobres viejitas, sino las mujeres buscadoras, ejemplos de mujeres guerreras”, repite Nidia, una de las integrantes de El Tente, incansablemente.  

Pero su labor no se limita al teatro, también se refleja en acciones concretas en la vida cotidiana. Mantienen el Parque de las Memorias en Villavicencio, donde además practican yoga en las tempranas mañanas y se reúnen para hacer manualidades. Es un lugar donde encuentran consuelo y conexión, donde comparten sus experiencias, buscan sanación y apoyo mutuo.

Actualmente, El Tente está trabajando en su segunda obra titulada “Dónde están”, la cual está siendo creada utilizando la metodología del Teatro del Oprimido, una forma de expresión artística que busca concientizar y movilizar a la sociedad a través del teatro. Esta obra aborda las dificultades y obstáculos que enfrentan en su búsqueda de sus hijos y familiares desaparecidos. El mensaje es importante: ninguna persona puede ser olvidada, una persona que desaparece tiene que mover al país.

“Nuestra lucha no se ha quedado en el dolor y las enfermedades, no buscamos lástima. A pesar del maltrato y las torturas, eso nos ha dado más fuerza para trabajar y salir adelante. Queremos ser fuertes, no simplemente las pobres viejitas, sino las mujeres buscadoras, ejemplos de mujeres guerreras”

Voces valientes que inspiran a la acción

Las mujeres de El Tente están orgullosas del impacto de sensibilización que generan a través de su trabajo teatral. La gente se conmueve, llora y se siente abismada al escuchar sus testimonios en escena. Son admiradas por su valentía al contar sus propias historias frente a un público. Para ellas, es un llamado a otras mujeres a hablar, a salir y a denunciar lo que ha sucedido en su región. Es un llamado a romper los encierros del silencio, la culpa y la vergüenza, como lo hizo una de las integrantes, que estuvo encerrada durante años antes de encontrar en El Tente una manera de enfrentar la memoria de las violencias.

El Tente, el pájaro que advierte el peligro haciendo mucho ruido, es un símbolo de la protección de la memoria. Cada una de las mujeres del grupo ha entregado su corazón, su cuerpo y su alma a esta causa incansable.

Romper el silencio, promover la denuncia

El porqué de lo que hacen estas mujeres es claro: quieren llevar mensajes y hacer un llamado a otras mujeres para que hablen, salgan y denuncien lo que ha sucedido en Colombia. El grupo teatral El Tente demuestra con valentía y coraje que la búsqueda de verdad y justicia en casos de desaparición forzada no tiene límites. Su labor teatral y acciones concretas en la vida cotidiana son una muestra de su determinación y fortaleza. Estas mujeres buscadoras de memoria son un ejemplo para todas las personas que defienden los derechos humanos en Colombia.

Lea también: Mujeres construyendo paz a través del teatro (abril 2023)

Haz clic en la foto para ir a la página web «Laboratorio Magdalenas»

Loading

Un comentario

  1. Pingback:La búsqueda de verdad por los desaparecidos en el Caquetá - Le Copio a la Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *